oben
links
rechts
Joomlafiles
Menú principal
Inicio
Transparencia
Teléfonos de Atención
Divulgación CyT
Museo de Ciencias
Indicadores de CTI
Fondo Mixto
CemiTT
Noticias
Proyectos CCyTEM
ReMEI
Sistema Estatal
Jornada Estatal
__________________________
Multimedia
Enlaces
Contactar
Buscar
Noticias externas
Webmaster
Memorias
 
Los felinos salvajes de México y Morelos PDF Imprimir E-Mail
Escrito por CCyTEM   
jueves, 18 de diciembre de 2008

Los felinos salvajes de México y Morelos

 

M en IBB Oscar Rodríguez Sánchez

Centro de Ciencias Genómicas

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 

En México se encuentran seis especies de gatos salvajes: el gato montés (Lynx rufus), el yaguarundi (Herpailurus yaguaroundi), el ocelote (Leopardus pardalis), el margay (L. wiedii), el jaguar (Panthera onca) y el puma (Puma concolor); lo que representa el 50% de las especies de América; ocupando desde los boques tropicales del sur del país hasta los matorrales xerófilos del norte. A excepción del jaguar, todos los felinos anteriormente mencionados, habitan en el Estado de Morelos.

 

Los felinos son un grupo de animales pertenecientes a la clase Mammalia (que las hembras amamantan a sus crías) y al orden Carnívora (que comen carne). Sus mandíbulas son cortas y los dientes caninos (colmillos) están altamente especializados para dar una mordida letal. Su método usual de caza consiste en el acecho y un certero salto final. Como grupo, presentan características distintivas: poseen garras retráctiles (que pueden meter o sacar a voluntad) y cuerpo altamente flexible - todos hemos oído que los gatos siempre caen parados- y poseen gran habilidad para trepar.

 

México cuenta con el 50% de las especies de América dadas sus condiciones biogeográficas muy especiales. El yaguarundi, el ocelote, el tigrillo y el jaguar, presentan una mayor afinidad hacia los climas tropicales y secos. El gato montés los climas templados y el puma se presenta en el país; como una especie cosmopolita.

 

El gato montés se alimenta principalmente de roedores aunque llega a cazar venados. El yaguarundi se alimenta más de aves que mamíferos; sin embargo en estudios realizados se sabe que no desprecia roedores, conejos, artrópodos y reptiles. El ocelote se alimenta de roedores, armadillos y tlacuaches; el margay posee una sorprendente habilidad para trepar a los árboles pudiendo rotar sus patas 180° al bajar. Dentro de su dieta se reportan como sus presas favoritas mamíferos arbóreos (ardillas, tlacuaches), artrópodos y pequeñas aves; el puma se presenta como una de las especies que mayor plasticidad adaptativa ya que su distribución va desde Canadá hasta América del Sur, su alimentación se basa principalmente en venados, castores, puerco espines, liebres, mapaches, tlacuaches y cerdos salvajes.

Los invito a conocer y apreciar estas bellísimas especies, que se encuentran en cautiverio en el llamado Zoofari, aquí en Morelos y que también se tiene registro en la Sierra de Huautla.

 

Mitos sobre el gato doméstico

 

Este otro felino, es víctima del cariño, del abandono y hasta de fantasías increíbles. El gato doméstico como mascota, es una maravilla para entender el mundo de los felinos observar sus procesos de acecho, su rapidez y reflejos y al mismo tiempo, no es necesario “ponerles moñitos”, “suetercitos” y demás parafernalia, víctimas del cariño.

Al igual que los perros, hay gatos de distintas razas, colores, tamaños y hasta el llamado ”criollo, mestizo o simplemente corriente”. Es mentira que a quién le gustan los perros, no les gustan los gatos y viceversa; seguro, en nuestra vida cotidiana los hemos visto vivir en una misma casa ; también es una mentira que un perro y un gato son “enemigos naturales”, ya que se ha podido observar que pueden dormir juntos: un perro y un gato. La verdadera desgracia, viene cuando hay crías y estas son abandonadas.

 

Asociar a los gatos (igual que gallos, cabras, lobos y gallinas negras) con conceptos diabólicos, es mera fantasía al igual que decir que los “zorros son astutos”, “los búhos sabios” y otros deseos antropomórficos que se asocian a los animales.

 

El respeto por la fauna silvestre a un niño, se puede iniciar a través de una mascota; además de que los niños podrán diferenciar “instinto” de “aprendizaje” y desde luego, enfrentar el proceso de inicio-fin, con la muerte del animalito en cuestión, pero también permite estudiar la reproducción y para ello hay muchas posibilidades: tortuguitas, pececitos de colores, canarios, gatos, perros, etc. Y será muy importante, que el pequeño asuma el compromiso de atender a su mascota y aprender más de ella y de las especies que se relacionan ¡a la naturaleza, sólo la entendemos estudiándola directamente!

 

 

 

Modificado el ( miércoles, 01 de abril de 2009 )
 
< Anterior   Siguiente >

Copyright © by joomlafiles.de - All Rights Reserved.